Las llaves para abrir las puertas al mejor 2017


Empezar el año llenos de gratitud, paz y felicidad es la mejor manera de abrir la puerta de un 2017 lleno de todo lo mejor. Para esto hay que dejar ir al 2016 en paz cerrando ciclos para vivir nuevas experiencias. Para ello hay que aceptar lo que ya se fue, lo que se transforma, lo que no es posible, es momento de aceptarlo y transformarlo, y así encontrar paz y nuevos caminos se abrirán. Cuando una puerta se cierra se abren mil ventanas.

Es bastante habitual hacer balance del año al llegar estas fechas, pero muchas veces la tendencia es a centrarse en lo que no se ha conseguido.

Es muy importante despedir el año con mucha gratitud para poder recibir el año nuevo con mucho entusiasmo.

Es muy importante despedirlo agradeciendo todo aquello que hemos vivido, todo aquello que hemos conseguido, todos aquellos momentos en los que nos hemos superado,  para poder recibir el 2017 con los brazos abiertos.

¡Haz tu lista de logros!

Haz un lista lo más extensa posible con todos los logros que has conseguido este año. Con todos aquellos que te haya hecho ilusión conseguir.

¿Cuáles fueron los momentos que más disfrutaste? ¿Qué es lo que más ilusión te hizo? ¿Que fue aquello que te llenó de vida? ¿Qué grandes lecciones aprendiste? ¿Qué regalos te hizo la vida? ¿Qué sueños cumpliste? ¿Quién te hizo vibrar y sacar lo mejor de ti?

Siempre andamos torturándonos con todo lo que queremos o lo que nos falta por hacer. Y cuando conseguimos algo, nos olvidamos en seguida de eso, que tanta ilusión nos hacía conseguirlo.

No importa lo difícil que haya sido tu año, si buscas, siempre encontrarás logros, aprendizajes y muchas cosas buenas. Si no las ves, es porque estás demasiado centrado mirando aquello que te ha hecho daño. Lo único que tienes que cambiar es tu mirada.

Si te quedas anclado en lo que pasó no podrás ver lo que te espera. PERDONA.

Otra llave maestra para empezar el año con paz e ilusión es el perdón.

Perdonar no significa excusar el comportamiento de quienes nos han herido. Perdonar es tomar la decisión de desprendernos del pasado para sanar el presente.

Lo primero que debemos entender es que cuando hablamos de perdonar no estamos justificando la acción del otro sobre nosotros… Todo lo contrario, la estamos sanando.

Perdonar, es liberarte de todo el resentimiento creado por la acción del otro, es sanar la herida y dejar de sentirte mal por aquello que sucedió, es liberarte de toda la carga que te produce el resentimiento. El resentimiento te impide ver lo bueno que llega a tu vida.

Para perdonar el ingrediente principal es salirse del personaje de víctima y dejar de escudarte en lo que te hicieron, que fue doloroso, o muy fuerte o una gran traición, si está bien, pero ¿Sabes qué? Ya pasó.

Te invito a que hagas una lista con todas las personas o situaciones que necesites perdonar, pensando que no hay personas malas, hay personas que sufren.

Al terminar tu lista di en voz alta: Yo me libero del resentimiento que me ha provocado esta situación y agradezco el aprendizaje que me ha traído.

Perdonar implica un cambio de percepción sobre lo que me sucede, sobre el mundo, sobre los demás y sobre mí mismo, una toma de responsabilidad para dejar de sentirme víctima del mundo y de las circunstancias, tomar conciencia de que -como dice UCDM- si estoy sufriendo es que en algo me estoy equivocando, algo estoy percibiendo incorrectamente.

Es tiempo de ilusión, de celebrar, de dar gracias y de soñar, de escribir  todo aquello que quieres ver hecho realidad en tu vida el año que viene.

Tu mente es como un GPS, cuanto mejor definas tus objetivos, más coordenadas tendrá para llevarte sutilmente hacia esas metas.

Los cambios son una oportunidad para redescubrirnos y tomar el control de nuestra vida, y empezar a escribir la vida que cada uno quiere vivir.

¡Atrévete a descubrir el enorme potencial que reside dentro de ti y abraza cada cambio como una oportunidad para crecer y ser más feliz!

¡Feliz año Nuevo!

 

 

Mónica Moreno.