Cómo Superar La Dependencia Emocional a la Aprobación de los Demás


independeciaemocional

“Es imposible gustar a todo el mundo”
Qué simple y lógico suena pero entonces ¿por qué lo seguimos intentando…por qué queremos obtener la aprobación de los demás?

Creo que la razón es que llevamos miles de años de codificación a nuestra espalda sumado a todo lo que aprendemos desde pequeños, en casa, en el cole, en la sociedad.

Saber de dónde nos viene me parece interesante, pero más importante me parece ser responsable con uno mismo y tomar la decisión de querer modificar eso. Ahora tú eres el adulto responsable que debes cuidar de ti mismo, o sea que… no excuses, my friend!

Cómo superar esa dependencia emocional a la aprobación de los demás.

> Mi primer paso…no intentes cambiar esto en un día, porque será poco probable que lo consigas y muy frustrante. Llevas años intentando contentar a todos y ahora no podrás soltar de un plumazo tú dependencia de la opinión de los demás.

> Empieza poco a poco, paso a paso. Y plantéatelo como un juego, como un rol que tienes que poner en práctica en el escenario de la vida. Para realizar una buena actuación debes ensayar horas y horas.

> Se consciente de tus pensamientos cuando una opinión de otros, su desaprobación, su calificación, su falta de apoyo te provoque ese diálogo interior monstruoso, y ese desasosiego interno.

> Y en estos momentos pregúntate. Pregúntate:
¿Qué es lo que realmente me hace daño de esta situación?
¿Es su falta de apoyo o es que me está diciendo en voz alta lo mismo que yo pienso?
¿Para qué necesito su aprobación?
¿Cómo sería querer a alguien solo porque te da la razón? ¿Y al contrario, alguien que te quisiera solo porque estás de acuerdo con lo que dice o hace?

> Diviértete mientras lo intentas, y cuando no lo consigas, se compasiva y compasivo contigo. Es la misma idea anterior, esto es un juego. Da la bienvenida a las nuevas experiencias.

> Compasión. Me encanta la idea de la compasión, porque es simple, se amable contigo mismo, compréndete, no te fustigues ni critiques. En esos momentos de dependencia de los demás, simplemente cierra los ojos y respira amablemente. Te prometo que funciona.

Estos son micro-entrenamientos, poco a poco verás que vas soltando, que si intentas cosas diferentes obtendrás resultados diferentes.

Ves a por lo que quieres.

Marta Gallego