Educar en Inteligencia Emocional I


Quiero comenzar con unas palabras del reconocido Claudio Naranjo acerca de la educación:
“..somos seres con tres cerebros: tenemos cabeza (cerebro intelectual), corazón (cerebro emocional) y tripas (cerebro visceral o instintivo). La plenitud la puede vivir sólo una persona que tiene sus tres cerebros en orden y coordinados. Desde mi punto de vista necesitamos una educación para seres tri-cerebrados. Si vamos a educar a toda la persona, hemos de tener en cuenta que la persona no es solo razón.” Claudio Naranjo*
Mi pregunta es cómo siendo tan simple todavía, sistema, escuelas, muchos educadores, algunos padres…no se han dado cuenta que no basta con desarrollar el intelecto del niño sino que también hay que enseñarles inteligencia emocional.
Quién no recuerda haber dicho, oído y/o recibido frases como:
muxotepotolobat
– “L@s niñ@s grandes no lloran”
– “No se grita”
– “L@s niñ@s buen@s no se enfadan”
– “Enfadarse es de tontos”
– “No es para tanto, alegra la cara”

Dicho de otro modo, crecimos pensando que las emociones eran lujo biológico del que podíamos decidir pasar. Pero hoy ya sabemos que “enseñar a los niños a gestionar sus emociones significa que puedan aprender mejor” Daniel Goleman.

Con esto pretendo decir que hay que aceptar la emoción del niño que no es lo mismo que aceptar su conducta. Y si su forma de expresar su emoción no nos satisface o queremos que se exprese de otro modo, debemos mostrarles caminos alternativos a los niños.

Así que vamos a empezar…

.-Primer Paso de la Inteligencia Emocional ¿Qué podemos hacer con nuestr@s niñ@s para que aprendan A IDENTIFICAR SU EMOCIÓN?
Os propongo hacer caritas, por ejemplo ahora que a much@s de vosotr@s os gusta cocinar con los más pequeños, os invito a jugar a hacer caritas con las verduras y pasta…A los más convencionales desde la plastilina, hasta dibujar sobre papel sirve. La idea es que vayamos diciendo las emociones básicas y ellos sepan facialmente cómo se representan. Así cuando se vean o vean a otro niño sabrán que emoción tiene.

Alma-de-Coaching-Sevilla2

Pero no solo con la cara se expresa una emoción también con el cuerpo.
Jugar al doctor/doctora…“Hola doctora, me duele la barriga, siento que me hago un ovillo, me tiembla el cuerpo y mi respiración es muy rápida ¿qué emoción puedo tener doctora? ¡Usted lo que tiene es Miedo! Así vamos identificando como la emoción se refleja en el cuerpo.
Quién es quién de las emociones. Es divertido hacer las tarjetas de los personajes con los niños, que le pongan color, tamaño, peso, forma. ¿De qué color es la tristeza?, y ¿qué forma tiene para ti?, ¿es grande?, ¿es ligera como una pluma?…¿Y el miedo?
Este juego nos va a ayudar más tarde para aprender a gestionar las emociones.
.- Y pasamos al Segundo Paso de la Inteligencia Emocional ¿Cómo les podemos enseñar a GESTIONAR SUS EMOCIONES? Es decir, gestionar, calmar o potenciar sus emociones.
¿Sabías que el circuito que regula la atención es el mismo que regula las emociones? O sea que cada vez que entrenamos la atención, estamos aprendiendo a alejarnos de emociones perjudiciales y a entrar en la serenidad.
Como os decía el juego del Quién es quién de las emociones os va a ayudar para poder gestionar las emociones…
Alma-de-Coaching-Sevilla1.jpg
Por ejemplo, tenemos al niño o niña totalmente enfadado…si él o ella ha dado forma, color, tamaño, etc a su enfado y se siente identificado con esa descripción que hizo, en este caso le puedes decir ok, ¿de qué color es tu enfado? ¿pesa mucho?…y si ahora lo cambiamos por la alegría ¿de qué color era tu alegría? ¿Qué forma tiene?, etc así hacemos que por un lado el niño centre su atención en otra cosa, y lo segundo hacemos que aprenda a calmar esa emoción y la gestione pasando a otra.
Os propongo otra actividad para que aprendan a calmarse, a encontrar en su respiración una fuente de armonía y serenidad. Pero lo primero es aprender a respirar de manera consciente.
Surfeando en tu barriga. Nos tumbamos boca arriba y encima de nuestra barriga pondremos un juguete, ahora le tenemos que hacer surfear hinchando el estómago de aire y sacándolo…así los niños se centraran en su respiración. O si lo prefieres, sentados en postura de meditación podeis probar el juego de “Me he tragado un globo”, como si el globo se hubiera quedado en nuestro estómago tenemos que hincharlo y des-hincharlo.
Porfa, pensar que todo esto que os proponemos es para pasar un rato distendido y divertido con los niños mientras aprenden a saber qué emoción tienen y cómo pueden gestionarlas. No vayáis con expectativas, con reglas, ni normas. Aprovechar el momento para seguir aprendiendo de vosotros mismos y de ellos. Dejad que se conviertan en vuestros maestros!
* Entrevista completa a Claudio Naranjo en http://www.webislam.com/articulos/60921-la_educacion_que_tenemos_roba_a_los_jovenes_la_conciencia_el_tiempo_y_la_vida.html
Marta Gallego

Alma-de-Coaching-Sevilla-logo