El Efecto Actitud


Os pongo en situación…

Ayer asistí a la conferencia que Víctor Küppers dio en Sevilla, El Efecto Actitud. Debo decir, para ser muy sincera, – quizás excesivamente sincera -, que cuando salí de allí estaba defraudada, desilusionada, yo había ido a que me motivara y yo no salí con un subidón como en otra conferencia a la que fuimos Mónica y yo (sin ninguna expectativa, detalle muy importante) de Pepe Cabello, de la que salimos motivadísimas y un chute de alegría.

Y ahora estaba aquí, delante del ordenador escribiendo acerca del alma de Alma de Coaching, y escribía “…Esto va de experimentarlo, de vivirlo, esto NO va de leer y escuchar…” Y me he dicho eureka, ahí está la clave, Pepe en su charla nos hizo interactuar, nos hizo experimentar y Víctor, ha dado sus claves para que tú si quieres lo vivas fuera. Claro que Víctor sí te da el chute de energía que buscas, pero si lo prácticas, ¡si lo vives!

Y es que, ¿qué pasa? Que cuando vamos a cursos y más cursos, a charlas, a leer más y más libros, – que todo esto que está muy bien-, pero además hay que dedicarnos tiempo a integrar todo lo que vamos aprendiendo, hay que ubicarlo y hay que ponerlo en práctica en el camino de nuestro autoconocimiento, para que se convierta en nuestra fuente de motivación, porque si lo que esperamos es que nos den la receta mágica de la felicidad o una pastillita y salgamos diciendo “wow”, van surgir nuestras desilusiones, nuestra frustraciones, porque estamos responsabilizando al que tenemos enfrente de lo que nosotros sentimos y no…
Él, Víctor, estaba diciendo en su conferencia que la vida es ACTITUD, ACTITUD Y ACTITUD y si yo quiero saber si es cierto o no, solo me queda experimentarlo y desde ahí podré decir si me funciona o no me funciona.
Por lo tanto elegir la actitud de aprender, de cuestionarte, de tener curiosidad…es tu responsabilidad. Porque la motivación exterior es importante, influye, -claro que sí-; pero la que te va a llevar a arrasar es tu motivación interior, esa es la que vas a irradiar por cada poro de tu piel.
Yo tengo 35 años, a una media de 365 días por año, he vivido la friolera de 12.775 días, en horas 306.600 horas y en minutos, he vivido 18.396.000 minutos, wow! Madre mía! pero…¿Cuántos de todos estos minutos los he vivido de manera consciente? ¿Cuántos minutos he vivido eligiendo cómo quiero vivirlos? ¿Debería decir “tengo 18.396.000 minutos” en lugar de “he vivido”…?

ELEGIR TU ACTITUD EN CADA INSTANTE DE TU VIDA.

AHÍ RADICA TU RESPONSABILIDAD Y TU PODER.

Gracias Víctor Küppers, por venir a Sevilla.

Marta Gallego

cropped-Alma-de-Coaching-Sevilla.jpg