MORIR PARA VOLVER A NACER


 

La muerte simbólica es un movimiento natural, podemos observarlo en la naturaleza y en nosotros mismo

En la respiración hay un instante de apnea, donde no hay inhalación ni exhalación, en los latidos del corazón también hay un momento de inmovilidad entre sístole y diástole… sirvan como simbolismo de continuas oportunidades, continuos puntos y aparte donde poder empezar de nuevo. Tan sólo el miedo nos hace aferrarnos a lo que tenemos pensando que nada nuevo llegará… si un árbol tuviera miedo a soltar las hojas no podría florecer en todo su esplendor cada primavera. Necesita ese momento de reposo, ese momento de “muerte” para poder renacer.

Enric Corbera

 

 

mujer-lobo

 

 

 

Vivimos una vida condicionada por nuestra identidad, esto engloba nuestra familia, nuestras creencias, nuestro trabajo e incluso nuestras aficiones. Cuando el personaje que hemos creado nos causa sufrimiento, estamos tan apegados que, por no soltarlo, nos empequeñecemos hasta desaparecer… Es importante ver la posibilidad de empezar de cero en cualquier momento, se  trata de elegir entre estar muerto en vida o morir para empezar a vivir, es una decisión que tan solo puede tomar uno respecto a sí mismo. Para esto hace falta volverse totalmente responsable de todo lo que pasa en nuestra vida y desarrollar una mente consciente.

La mente consciente deja de culpar, de proyectar en los demás la causa de sus males. Es una mente que vive en la compresión, en la ausencia de miedo y de culpa. No interpreta nada, porque sabe que inventamos el mundo que vemos. La mente consciente sabe que hay otro modo de mirar el mundo. Es un estado de aceptación total.

Muchas veces en nuestra vida nos pasa que nos metemos tanto en nuestro personaje, en nuestros problemas, en lo malo, en todo lo que nos sale mal, que nos hacemos incapaces de mirar que eso que ha llegado a nuestras vidas es para hacernos crecer y evolucionar.

 

Hace falta valentía para hacer las cosas diferentes a como lo hemos hecho hasta ahora. Atrévete!

Atrévete a dejar ir… Atrévete a perdonar, seguir adelante y empezar el nuevo viaje que la vida tiene para ti.

Atrévete a estar solo, a disfrutar de ti mismo, porque tu mejor compañía eres tú, porque no necesitas compañía para recorrer tu camino,  porque cada instante que pasas contigo mismo es un instante vivido con la persona más importante de tu vida: TÚ…

Atrévete a aceptar las cosas que se salen de tu control con el mismo amor con que recibes lo que sale de acuerdo a tus planes, confiando plenamente que todo mejorará y que tienes el poder de arreglar hasta lo imposible…

Atrévete a construir la realidad que quieres para ti, reconociéndote el creador de tu futuro, tomando la batuta y dirigiendo tu propio destino, llegando hasta donde quieras llegar…

Atrévete a comenzar de nuevo, de cero si es necesario, porque nadie puede limitar tus ganas de reinventarte…

Atrévete a seguir sin importar cuantas veces tropieces, porque cada error aumenta tu sabiduría, cada caída te fortalece, siempre y cuando seas capaz de levantarte y continuar.

 Atrévete a decir lo que piensas, lo que sientes, aun cuando los demás no estén de acuerdo, de la mejor manera, sin cohibirte ante los demás porque no estén de acuerdo contigo.

Atrévete a admitir que estás destinado a ser feliz, que la armonía y la paz son tuyas por derecho.

Atrévete a reconocer que cada situación tiene su enseñanza, que los momentos de alegría nos enriquecen tanto como los momentos de tristeza, que hay fuerza dentro de ti para enfrentar cualquier cosa…

Atrévete a pedir en grande, todo lo que quieres, porque  lo mereces.

Atrévete a mantener la esperanza, porque el mundo pertenece a los soñadores, a los que se niegan a rendirse…

Atrévete a ser TÚ, porque eres perfecto, nadie tiene derecho a cambiarte, y en la medida en que te aceptes tal cual eres ganarás el respeto y la admiración de quienes te rodean…

Atrévete a vivir!

A veces es necesario morir para volver a nacer y atreverte a VIVIR.

Mónica Moreno.